Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.
  • Blog
  • Formación
  • El confinamiento no es suficiente para luchar contra el cambio climático

    La reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que se prevé para 2020 es inferior a los objetivos de la conferencia de París.

    14 de Mayo de 2020

    El confinamiento por la crisis sanitaria de la COVID-19 parecía, a priori, un respiro para el medioambiente, pero lo cierto es que no servirá para arreglar los grandes problemas ambientales de nuestro planeta.
    Durante estas semanas de parón de la actividad se han reducido las emisiones  de Gases de Efecto Invernadero (GEI), pero no lo suficiente como para cumplir con los objetivos establecidos en  el Acuerdo de París. Se calcula que este año, a causa de la pandemia, la reducción de emisiones de CO2 equivalente puede rebajar-se en 2.000 millones de toneladas, una estimación que equivale al 5,5% del total mundial del año pasado, 2019, pero para llegar al límite de incremento de temperatura global de 1,5 °C acordado en París, las emisiones globales deberían caer un 7,6% cada año en esta década. Es decir, podemos estar ante la caída anual más alta hasta el momento, pero continúa siendo insuficiente.
    Los expertos de TEMA, consultora especialista en seguridad industrial y medioambiente que realiza habitualmente el cálculo de la huella de carbono de empresas y actividades, explican que estos cálculos son estimaciones. Para conocer el impacto real será necesario relacionar la caída de la producción mundial con los niveles de GEI medidos en las estaciones de registro a lo largo de los próximos meses.

    Contaminantes que afectan a la salud
    Uno de los efectos más visibles que ha tenido el confinamiento ha sido la calidad del aire, relacionada directamente con la reducción del transporte, como explica Héctor Cano, experto de TEMA: “Hay que diferenciar entre emisiones de gases que generan efecto invernadero y emisiones de contaminantes que afectan directamente a la salud. La frenada de los desplazamientos ha generado una fuerte bajada de los segundos, que es lo que notamos en el aire, pero en la Huella de Carbono, además del transporte, tiene mucha importancia la industria y esta no ha rebajado tanto su actividad”.
    Además, se prevé que con el desconfinamiento y la progresiva reactivación de la actividad, las emisiones de CO2 vuelvan a sus cuotas habituales y que este año los niveles de carbono en la atmósfera aumenten de nuevo. Por tanto, desde TEMA recuerdan que la reducción de la Huella de Carbono requiere un compromiso a largo plazo de todos los agentes de la sociedad, ya que todas las actividades, desde las asociadas a los grandes centros de producción hasta las de cualquier individuo particular, generan Emisiones de Efecto Invernadero.