• Blog
  • Formación
  • El 45% de la plantilla del grupo TEMA-LITOCLEAN son mujeres

    Los sectores industrial y ambiental están muy masculinizados y es importante reivindicar el papel de la mujer en ellos.

    13 de Marzo de 2019

    El Día Internacional de la Mujer sirve para reflexionar sobre el papel de la mujer en la sociedad, en todos sus ámbitos. En el mundo laboral las mujeres se han ido incorporando poco a poco pero todavía se está lejos de alcanzar condiciones de igualdad. La brecha salarial, la poca representación en puestos directivos o el acoso son sólo algunos de los ejemplos de que la discriminación de género que todavía sufren las mujeres en el entorno laboral.

    Sector industrial y ambiental

    En algunos sectores, estas desigualdades son especialmente visibles puesto que existen profesiones que han sido consideradas históricamente masculinas y el acceso de la mujer a ellas todavía es lento. El industrial y el ambiental son claros ejemplos.

    Debemos trasladarnos a la universidad para comprobar que las carreras de ingeniería, por ejemplo, tienen un porcentaje de alumnas mucho más bajo que otros estudios relacionados con las ciencias sociales. La ciencia y la tecnología han estado muy masculinizadas siempre y eso perjudica la incorporación de las mujeres a estas profesiones, especialmente cuando se muestran pocos referentes femeninos en estos ámbitos.

    Las mujeres en el grupo TEMA-LITOCLEAN

    El grupo TEMA-LITOCLEAN ha hecho examen interno sobre las mujeres de su propia empresa, perteneciente a un sector masculinizado, y los datos hacen pensar que la compañía sigue una buena política de igualdad ya que más del 45% de la plantilla total son mujeres. Este hecho invita a continuar trabajando en esa misma línea y a seguir contando con el talento femenino.

    Además de los números, TEMA-LITOCLEAN México ha querido conocer la opinión de trabajadoras del sector industrial para saber cómo alcanzaron cargos de medios y altos mandos en un ambiente tan dominado por el género masculino. De sus relatos se extrae la idea de que no permiten que los prejuicios se conviertan en dificultad, tienen confianza en sus propias capacidades y en las ventajas que representan para las empresas.

    La experiencia de estas mujeres, los retos que han afrontado y la posición en la que hoy se encuentran no ha sido una casualidad sino una causalidad. Ellas trabajan día a día, sin bajar la guardia, saben que se encuentran en desventaja por el tema de género pero le han dado la vuelta a esa discriminación y la han uasado como motivación para convertirse en mujeres más fuertes y reafirmadas en su compromiso de avanzar y ser referente para que cada día se considere a más mujeres en el sector.

    Anque cada vez más empresas apuestan por incorporar más mujeres, y hacerlo en puestos de toma de decisiones, la equiparación entre el hombre y la mujer en el sector industrial es aún lejana. La proporción de mujeres que ocupan altos cargos es considerablemente más baja pese a su nivel de capacitación. El objetivo ha de ser la equidad pero no por una cuota de género a cubrir, sino por sus capacidades y fortalezas en el mundo laboral.