• Blog
  • Entra en vigor el nuevo reglamento de almacenamiento de productos químicos que afectará al 90% de las empresas industriales

    La consejera delegada del grupo TEMA LITOCLEAN, Begoña Mundó, destaca que la normativa mejorará la seguridad y a la vez agilizará la operatividad de las industrias

    24 de Octubre de 2017

    La nueva normativa sobre Almacenamiento de Productos Químicos, que afecta al 90% de las empresas industriales españolas, desde las más grandes a los pequeños talleres, entra en vigor mañana, 25 de octubre. Su objetivo es reducir los incendios y accidentes, estableciendo las condiciones de seguridad de las instalaciones de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos.

    Cada día se registran ocho incendios o conatos en naves industriales en España, que afectan a la seguridad y también a la viabilidad de las empresas. Una de las novedades del nuevo reglamento es que busca garantizar la seguridad en actividades de menor volumen, a menudo con mayor grado de accidentabilidad. En este sentido, la norma regula el uso de depósitos móviles de menos de 3.000 litros de capacidad. Además, apuesta por el uso de tanques ignífugos y ordena el almacenamiento de bidones, garrafas y botes con criterios más eficientes de seguridad.

    El reglamento “mejora la seguridad, sin que ello suponga dificultar la actividad, sino al contrario, agiliza la operatividad de las industrias”, según la consejera delegada del grupo TEMA LITOCLEAN, Begoña Mundó. Esto es debido a que excluye la obligatoriedad de construir edificios de obra para albergar productos químicos y en su lugar autoriza el uso de contenedores modulares resistentes al fuego.

    El reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Complementarias se aplica a las instalaciones de nueva construcción y a las ampliaciones o modificaciones de las ya existentes. Las instalaciones de almacenamiento de productos químicos que se encuentran en ejecución quedan exentas de las nuevas condiciones y podrán regirse por las disposiciones que había en el momento de realizar la solicitud de licencia de obras. Asimismo, las instalaciones ya existentes serán revisadas e inspeccionadas de acuerdo con las exigencias técnicas que existían en el momento de su creación. La nueva norma tampoco afectará a los productos, actividades ni almacenamientos de productos para los que existen reglamentaciones específicas.

    La normativa, que entra en vigor después que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicara el pasado 25 de julio el nuevo Real Decreto 656/2017, unifica el etiquetado y la clasificación de los productos químicos peligrosos adaptándose al Reglamento de la Unión Europea (REACH). Además, contiene normas de carácter general e instrucciones técnicas complementarias (ITC) que establecen las exigencias técnicas específicas para la seguridad de las personas y los bienes. Las ITC recogidas incluyen condiciones para el almacenamiento de líquidos inflamables y combustibles en recipientes fijos, óxido de etileno en recipientes fijos, cloro, amoníaco anhidro, gases en recipientes a presión móviles, líquidos corrosivos en recipientes fijos, líquidos tóxicos en recipientes fijos, fertilizantes a base de nitrato amónico con alto contenido en nitrógeno, peróxidos orgánicos y de materias autorreactivas, y el almacenamiento en recipientes móviles en general, que se incluyen en el anexo del real decreto.

    Los recipientes móviles han sido la causa de muchos accidentes industriales. Por este motivo, precisaban una normativa más clara que permitiera el análisis de riesgos y favoreciera que las empresas integrasen este tipo de instalaciones en sus planes de emergencia y en las evaluaciones de prevención de sus empleados. En esta línea, técnicas como HazOp, What if, Hazld y Bow Tie permiten identificar de forma óptima y cuantitativa los riesgos inherentes de una instalación. TEMA dispone de la experiencia y de la tecnología más puntera para aplicarlas y así evitar accidentes y minimizar consecuencias. Asimismo, puede asesorar a las empresas para adaptarse a este nuevo reglamento de almacenamiento de productos químicos.